martes, 29 de diciembre de 2009

Decembrina.


Hablar sobre Diciembre siempre me trae a lo mismo, la nostalgia pura.

Ahora mismo recuerdo El perfume y cómo Grenouille aprende a destilar las flores o cualquier cosa para envasar el aroma puro. Las fiestas decembrinas son mi esencia de melancolía. Como si mil ventanas me cubrieran de luz amarilla, la música triste invadiera mis oídos y el aroma del jabón con el que me bañaba de niña se juntaran a la vez. Esta vez he evadido todo, aún no hay tiempo para sentir, ni siquiera ha llegado la minidepresión postcumpleaños, la marea se mueve, las olas aún me mecen y mientras trato de nadar sólo puedo pensar en la sal sobre la lengua y lo frío de la espuma. Llegará la calma y después el gatillo se disparará, lo sé.

Se lo dejaré a Enero, cuando el ciclo volverá a empezar, no hay daño alguno, es un juego en el que amo participar.





domingo, 13 de diciembre de 2009

Mil.

Como a los ocho años y en una alberca dije que aguantaría la respiración bajo el agua contando hasta mil, pero los pulmones pequeños y sin entrenar decidieron darse por vencidos unos novecientas setenta y ocho contadas antes


A los veinticinco años con veinticinco días me juré que 1000 días después mi vida estaría resuelta y sería pura felicidad, todo sucedió a medias y la meta después de pasarse no se ha vuelto a marcar.

Jamás he contado hasta mil sin hacer trampa, gracias al indicador automático me he dado cuenta que:

Han sido ya siete años con un blog que ha muerto y renacido tantas veces que ya se le olvidó cómo fueron los buenos tiempos y después de darle al botoncito naranja que dice Publicar entrada por fin proclamaré que he cumplido con el post número mil.

Acá donde la ficción mezclada con la realidad y altas dosis de pesimismo sin diluir, sucedieron varios cosas, aunque no se crea, trascendentales para mí y anexos. Quiero creer que todo ha sido para bien y si no pues la vida es así.

Varias veces he dicho que los excesivamente positivos me producen escozor, quizá sea un desequilibrio tratable con litio, una adolescencia agarrada con uñas y dientes o el simple deseo de pedir un apapacho. Qué podrá ser. La respuesta la pediré como regalo de navidad junto a un Nintedo wii y un Rock Band, que lo materialista no se puede ocultar y esta vez no estoy de acuerdo con el regale afecto no lo compre.

Tengo otras opciones, la lista es larga. Para mayores informes se sabe en dónde encontrarme. Hace tanto que por acá pasan las briznas de paja que sólo me asomo para ver que al menos esté de pie.

Es como los tenis viejos que uno no puede tirar porque de puros recuerdos se atan al corazón. Ay qué lindo. Tantito me dejo y sale lo sentimental. Es tan de acá que me provoca suspirar.

Felices fiestas querido blog.


lunes, 7 de diciembre de 2009

Se llamará.

Estaba viendo Ghost Whisperer (uh, zapping) y en el inicio la protagonista dice que para contar su historia tiene que contar la de ellos (los fantasmas que ve). Al escuchar eso pensé que yo no tengo mucho que decir sobre alguien más, casi siempre es sobre mí y quizá por eso he entrado en una repetición, repetición, repetición. Uno de mis propósitos frecuentes es salir al mundo, pero nada más me atrevo a hacerlo en contextos conocidos, podría decirse cliché, como la frase de salir al mundo al principio de la oración.

Ahora mismo no hay nadie en la casa, tan solo el bicho que se paró en la pantalla de la lap y ya lo aventé lejos, creo estar mejor. Juego al té en uno, no invito a nadie y tampoco nadie llama para preguntar si puede venir. Vamos, que ya no tengo 8 años y extraño los días con las amigas de la escuela, las del curso de inglés que no servía para nada y aquellas que venían a jugar a mi casa. Fue como un estallido y luego el silencio, los oídos apagados al reventar.

Si me creo un amigo imaginario hablaría alemán, tocaría el piano y tendría mal humor. Le llamaré Anorak. Sólo porque sí.

lunes, 30 de noviembre de 2009

Favor de no chiquitear.

Se solicita una invitación para viajar. Nada de tacañerías, se requiere que se anexen pasajes y tiempo libre. Mejor dicho, solicito pasaje y vacaciones autorizadas, tiempo libre tengo bastante pero no puedo permitir faltas en mi historial.

Si alguien tiene todo eso mándelo a la brevedad posible, todo muy bien empaquetado y con envío express.

Gracias.

P.d. El destino no es tan importante, pero se agradece que sea acorde con mis gustos y deseos.


Mi nieve la quiero de chocolate.

sábado, 28 de noviembre de 2009

No lo abras.

Quise abrir el, ajá, odio decirlo pero así es, "el baúl de los recuerdos". Busque las cosas del fondo, las que fueron abandonadas primero.

Leí un mensajito entre clases y me dió vergüenza que me gustara fulanito y que mi preocupación por comer choco roles sea la misma de hoy (ser mujer y ser delgada es una obligación que recuerdo desde los 7 años, sobra decir que nunca la he cumplido).

Seguí con unos tazos de los Tiny Toons y unas tarjetas de La Bella y la Bestia que regalaba Sonric's. No recuerdo que me gustaran los dulces del maguito rosita pero la fascinación por la animación debió ganar. No encontré mi álbum de Barcelona '92.

Los guantes que usaba para la escolta de la primaria se han vuelto amarillos, unas fotos viejas me gustan y otras jamás las mostraría, o tal vez sí porque me gusta que traten de levantarme el ánimo. Cada día pasa menos. Mundo desconsiderado.

De la secundaria borré casi todo recuerdo mental y al parecer material. No puedo creer que la preparatoria haya sucedido hace tanto tiempo. La universidad se perdió con tanta mudanza.

A esas alturas mi corazón está casi seco. Es el tiempo perdido, o la lejanía de la juventud. O es el sábado en silencio y las dudas.

Más bien es la drama queen.

Hola.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Insomnio y cine.

Otra vez el hábito del sueño está patas pa'rriba. Duermo pocas horas en la noche y las siestas son demasiado largas para considerarme una persona productiva. Diría que es el frío del otoño pero acá las estaciones deciden no disfrazarse ni diferenciarse mucho unas de otras. Aunque sí, las noches son más frescas y en las tardes la luz es tan ámbar que provoca estar en mi cuarto para que la piel se ponga tibia, algo naranja y se marque con las arrugas del cobertor. He ahí mi excusa.

Hoy cumpliré tres días seguidos de ir al cine, creo que es una nueva especie de récord a los dos días seguidos del fin de semana reglamentaria. La película del viernes fue una no sé por qué traducida como Los fantasmas de Scrooge cuando A Christmas Carol ha sido siempre Cuento de Navidad desde Los picapiedra hasta Rico McPato. Pensé llevar a mi sobrino para verla, pero su mamá me advirtió que el control hacia el miedo no es su fuerte. Creo que fue una buena decisión porque en esta versión trataron de hacer un acercamiento fiel al cuento escrito por Charles Dickens, con un Scrooge más detestable y con mayor énfasis a la problemática planteada por el autor, el contraste de los ricos con los pobres y su explotación acentuada en su época, en el inicio de la revolución industrial.

Ayer fue el blockbuster del otoño, 2012 y su ya antes vista del fin del mundo. Hoy será New Moon que a pesar de ser una de sus principales detractoras no puedo evitar seguir la ola que me arrastra hacia el duelo entre Edward y Jacob.

Hoy tendré otro desvelo y no me queda más que esperar el fin de semana para tratar que mi reloj biológico vuelva a funcionar.


martes, 10 de noviembre de 2009

Today I die.


Es el juego online más poético que he encontrado.


Decir cómo se juega hace perder la gracia, deberá ser la intuición, la prueba y el error los que nos llevarán a encontrar la belleza escondida.


De reto en reto deberá convertirse la frase "Mundo muerto lleno de sombras hoy voy a morir" en alegría.


Se puede jugar en varios idiomas, al final el resultado deberá ser el mismo.


Para jugar click acá:






miércoles, 4 de noviembre de 2009

(500) Days of Summer.




¿Qué pasa cuando se encuentran dos personas con perspectivas diferentes hacia el amor?.

Qué tal si ella podría comparar la idea con la existencia de Santa Claus y él afirma que no podrá ser feliz hasta encontrar a su alma gemela.

Aparece la historia de (500) Days of Summer, una de las películas independientes que salieron del Festival Sundance que se celebra cada enero en Salt Lake City. A las salas mexicanas llega con meses de atraso y sin demasiada propaganda. Es de las cintas que pasan de boca en boca como Juno, Little miss sunshine o Garden State.

Como protagonistas Zooey Deschanel (Summer) una de las nuevas musas indies y Joseph Gordon-Levitt (Thomas) con su aspecto de chico no-guapo-pero-tierno y con un leve parecido al fallecido Heath Ledger nos muestran a un par que gracias a las coincidencias en sus gustos y conductas un tanto freakies parecen la pareja perfecta de una comedia romántica.

Al inicio advierten que esta no es una historia de amor, si no una historia sobre el amor. Así que además de difrutar del romanticismo con sus altas y bajas he salido con un sentimiento (y pensamiento) que no se fue hasta el día siguiente y aunque suelo satanizar las historias con moralejas esta historia se ganó un cachito de mi corazón.

Claro que el soundtrack que caracteriza este tipo de películas ayuda, canciones de The pixies, Regina Spektor, She & Him y quienes interpretaron la canción por la que inicia la interacción de los protagonistas (donde mi favorito Morrissey era el frontman): The Smiths con There is a Light that never goes out.

Perfecta para aquellos que sí creen en el amor y también para los que no.

Yo le dejo palomita.

domingo, 18 de octubre de 2009

No leo libros de autosuperación pero...

El sentido común y los padres dicen que uno debe saber hacia dónde ir. El fin de los veintes da por entendido que el lugar en el mundo ya se debió haber tomado. ¿O soy solamente yo y mi aseveración es errónea?

Hay decenas de películas que muestran que mi creencia es generalizada, o al menos una que acabo de ver: Garden State, un tanto del fracaso, el regreso al hogar y la pérdida de él, los fantasmas del pueblo que te ve crecer y un amor que no puede esperar perfecciones. Los protagonistas pasaron la edad en que la esperanza es creíble y el giro de tuerca no servirá para cambiar la estructura. Se aprieta o se afloja un poquito sin creación ni destrucción. Otra vez me mensajean: Si no se vive lo que alguna vez consideraste perfecto, al diablo, haz algo con lo que tienes y disfrútalo carajo.

Casi siempre la moraleja es que las pequeñas cosas que se tienen son las que importan y que en la espera es más lo que se pierde que lo que se gana. El eterno "disfruta el recorrido, no el final".

Tal vez sea por eso que lo que más me gusta seguir son las ficciones en los que se crea una vida. En este momento estoy enganchada con Ted Mosby y su recuerdo de cómo conoció a la madre de sus hijos (How I met your mother), porque se sobrepone a los fallos amorosos y blah, pero sobre todo (para mí) a los laborales. En esta temporada encuentra su verdadera vocación en aquello que antes le parecía degradante: el arquitecto que se vuelve profesor. De una forma básica lo relaciono, aunque el origen, la Arquitectura, es la misma, las circunstancias son distintas, quiza porque él es producto de un sitcom y yo hasta ahora he manifestado que soy un ser humano que no sigue un guión con escritores que se aseguren tenga un final feliz (¿y qué no dije que el final no es lo que cuenta?).

Ahí está también Ugly Betty, que le da un toquesito de moda y buena vibra al hecho de ser una pieza que está destinada a no encajar.

Me gustaría encontrarle el sentido profundo a mis momentos de diversión, pero son sólo eso, un sencillo escape a la realidad y aunque merezca jitomatazos por decirlo un tanto de inspiración.

Como dije al principio, enmedio y ahora al final, las cosas pequeñas son las que al final importan (nuevo mantra). Acabo de contar las superficialidades que me emocionan, quiero creer que lo hacen porque arañan la profundidad y de cierta manera le meten luz. Evasión le llamarían otros pero trato de evadirme a esa clasificación también (¿entonces por qué me disculpo tanto?)

El hecho es que doy un click y me dedico a estos temas pero al rato me tengo que enfrentar a situaciones que me parecen rudas y duras, y estoy armándome de pequeñas piezas que me den valor.

Adelante, adelante.

Esta vez voy a creer(me)(la).

Dicen que la verdad está ahí afuera.

Y lo voy a averiguar.

Wishlist

Un espejo cuadrado grande con marco ancho y dorado.
Una cámara fotográfica digital.
Una cámara polaroid.
Un buen corte de cabello.
Botas sin tacón y de caña alta.
Un perfume (hace meses que no me he dado las vueltas en las perfumerías como solía hacer).
Un trabajo nuevo.
Una bolsa color miel.
Fuerza suficiente para seguir una dieta y ejercicio constante.
Paciencia.
Más dulzura y menos amargura (mía).

Alguien con quién platicar (en persona).

Y creo que ya.

Esta vez no pido madurez.

¿Para qué?
Cada noche meto al congelador un vaso con agua, cuando la escarcha se forma delgada y quebradiza puedo irme a dormir. La idea es congelar el sueño y cazarlo, tomarle una instantánea y olvidarlo cuando despierte.

¿Para qué tanto esfuerzo si todo desaparecerá y se irá al caño?. La realidad es que soy sedienta crónica y la garganta entumida desaparece mi insomnio.

miércoles, 14 de octubre de 2009

Dawn breaks like a bull through the hall

Es parecido a la muerte, una pequeña y sin relación a la que cualquier puberto pensaría. Una succión en el pecho, ¡fum! alguien con una gran aspiradora, o por qué no, un popote enorme que se bebe el alma.

O lo que quedaba de ella en la niñez.

Creía que todo cambió con la muerte de los veintes pero he recordado que fue antes. Tanto tiempo atrás, cuando de niña descalza moría la tarde y con ella un día fallido. Ya crecería y el futuro se abriría ante mí, todo era esperanza, felicidad y hasta decían que éxito arrasante.

En el fondo sabía que era mentira. Me gustaba hacerles creer que creía en ellos, de la misma forma como fingía al rezar.

jueves, 8 de octubre de 2009

De andares y cantares.


Hace una semana decidí ir a dos conciertos de los que había comprado las entradas con meses de anticipación. Los compré pensando que iría con una amiga que al final no pudo ir y por lo mismo ya no le pedí asilo en su casa. Uno de mis anhelos recientes ha sido vivir en el DF que a pesar de quedarme muy cerca no me ha sido posible mudarme. Me han aceptado en unos 4 ó 5 trabajos, pero gracias a mis malos y más bien nulos hábitos ahorrativos una renta me es imposible. El chiste es que no tengo un lugar a dónde llegar para quedarme por los días (o semanas) en los que me estabilizo.

Después de las quejas vienen las alegrías, porque para estos conciertos mi hermano y su esposa me hicieron el paro brindándome hospedaje. Esto permitió que mis metas de ir a más conciertos antes de cumplir los 30 vaya avanzando un poquito. Aunque debo confesar que ya no me siento para esos trotes, hecho que sentí con mayor intensidad el 30 de septiembre cuando fui a ver a Placebo, el grueso de los asistentes lo formaban muchachos entre 16 y 23 años.

La experiencia se sumó a las actividades que he hecho sola, como ir al cine, a comer (mi menos favorita cuando no se trata de fast food) y viajar. Sin importar no tener con quién comentar los mejores momentos pude disfrutar a un Brian Molko increíblemente carismático y entregado. Mentiría diciendo que soy una gran fan pero me defiendo con las canciones clásicas y fui complacida con mi canción favorita: Special Needs.

Algo que aprendí es que en el Palacio de los Deportes es mejor estar en el área general, yo compré de los boletos más caros y ví de ladito y con ambiente frío casi todo el repertorio, excepto cuando Brian se acercó a la malla que divide el escenario de los asientos. Sí... malla, sobre la que el cantante hizo un chiste de que en la Ciudad de México la gente es tan prendida y salvaje que los tienen que enjaular, suena despectivo pero el sentido fue otro y más bien nos hizo reír.

Para el segundo concierto no dejé pasar mucho tiempo, fue el 3 de octubre y tocó el turno de conocer a Depeche Mode. En esta ocasión fui con mi hermano quien es fan desde hace unos 20 años, otra vez yo iba como una no conocedora, pero mucho menos que en Placebo, ya que a duras penas conocía 3 ó 4 canciones del grupo. Iba más por vivir otro concierto, divertirme y por qué no, conocer el bailecito que tanto llama la atención de Dave Gahan.

Esta vez nos dirigimos al Foro Sol, que recordaré la próxima vez que piense que no hay gente alta en México porque juro que toda estaba enfrente de nosotros y a pesar de que fui más a escuchar que ver salí fascinada de ahí. Parte de mi corazón se va para Martin Lee Gore quien interpretó las canciones que me emocionaron hasta el tuétano. La melancolía, su voz, las letras, la luna llena y la emoción de la gente fueron el marco perfecto de un sábado en el que fui muy feliz.



Ah, y gracias a la última experiencia estoy totalmente obsesionada con esta canción y sobre todo esta versión acústica que es parte del tour Sounds of Universe. La he escuchado unas 231,129.80 veces sin exagerar.




Por ahora dejaré engordar el cochinito y espero que el próximo concierto no tarde demasiado en llegar, este diciembre entro a la recta final de mis veintes y en mi lista faltan muchos Ya ✓ que anotar.

sábado, 26 de septiembre de 2009

Hace mucho tiempo atrás... Era así como intentaría un acercamiento con el público infantil.

Que, qué, qué... De qué hablas pequeña lengua larga, para empezar esa frase pasó de moda y tú de público cuando mucho tienes a esa muñeca fea tirada en el rincón.

Ash, ya cállate que estoy viendo la tele.

Como que tu atención dura un pestañeo, niña jetix.

Uy si a mí apenas me tocó el canal cinco con sus caricaturas después de las 4:00. Es que mira, está Sheldon en la tele y vestido todo de negro, bueno el actor.

¿Y eso qué?

Creo que el personaje venció al actor, hace las mismas muecas y pone carita de sabihondo tonto.

Y lo de proyectarte como cuentista de niños (así tipo Madonna)

¿Así tipo? Obvio que me retechocas, sucker en español.

Me aburres.

Y atínele: cuántas frases hechas y pasadas de moda se escribieron aquí.

Podéis ir en paz este sinsentido se ha acabado.

Demos gracias a...

sábado, 19 de septiembre de 2009

Yo quisiera ser un objeto.

Escogería ser un pisapapeles, para aplastar las hojas escritas con recuerdos o anhelos. Que no escapen ni huyan. Uno elegante y contemporáneo. Aunque, qué tan "moderno" (adjetivo mal empleado) podrá ser un objeto que creo ya ni se usa. Ojalá fuera como el reloj de manecillas, que resulta inútil pero su condición de accesorio con distintos materiales y nivel de refinamiento en la mano de obra le dan al que lo usa una clasificación en la escala de éxito monetario y/o de buen gusto.

O elegiría ser pañoleta, de esas que se amarran a la cabeza e impiden que el pelo se despeine cuando se cruza algún país de buen clima en un viaje de carretera. Con la suerte que atraigo terminaría siendo la de Bridget Jones, esa que se le cae en el camino y le deja un peinado indomable y vergonzoso.

Quisiera ser un columpio, que no se oxide, no se olvide y si llegara a rechinar buscaran cómo arreglarme y no simplemente me dejaran de usar.

O podría ser una taza de chocolate, de perdida una de té o café, de esas favoritas que se mantienen entre las manos en los días que se llenan de suspiros mientras se mira al infinito imaginando un futuro mejor.

Mátenme de risa porque me muero de apatía.

¿Será que repetir una actividad hasta el cansancio lo vuelven a uno experto? Díganme que sí y me harán feliz.

Intento convencerme porque así aprendí las tablas y a caminar, a sacar divisiones con punto decimal en el dividendo y divisor. También aprendí a hacer isométricos y a manejar. No, lo último no, porque nada más he manejado una camioneta con velocidades en un camino de obra donde una que otra olla de concreto y un cocodrilo despistado se atravesaban. Es otra cosa a mi lista de promesas a realizar (ay qué tan cantante español pasado de moda soné).

Intenté aprender a pintar pero me cansé de repetir, intenté ser arquitecta y logré el papelito pero no me lo creo. Es más, afirmo que esos títulos se dan en exceso, de mi generación solo uno o dos se lo merecen de verdad. Debería intentarlo hasta que me convenza pero no sé. Será muy tarde para empezar, ¿si cocino muchas veces seré chef?, ¿si zapateo con hartas ganas saldré en un musical? ¿si escribo sinsentidos trescientas millones de veces podré llamarme...? Es ahora que me doy cuenta de lo ridícula que resulta mi pregunta. Era una llamita y la acabo de apagar.

Después de repetirme una y otra vez lo apestoso del mundo me he vuelto una pesimista bastante buena.


Yeiiii.

Finde de tristeza adolescente.

Pasa la tarde, muere y llega la hora de la noche, lástima que la parte vampira murió. Antes era más fácil ser feliz: las bebidas congeladas, las lluvias, las pláticas interminables y los atardeceres. Vivían los sueños de fotografías, letras y dibujos; apenas sobreviven con vida artificial en espera de la cura milagrosa. Acá la investigadora en vacaciones indefinidas, en esas interminables y llenas de hastío, de despertarse tarde solo porque no se tiene qué hacer. Las cosas mejorarán, uno se dice. La mejora no se busca, se trabaja. ¿Entonces?

Cuando la pega no funciona del todo.

Pediría ser invisible e intocable. Porque si la tocan se deshace en pedacitos que son imposibles de pegar y dejarla igual. Alguna vez pudo considerarse bonita y quizá buena. De tantas reconstrucciones quedó hecha un monstruo. O lo más cercano a...

Villana principiante.

Cubrí mis ojos con una venda elástica, tan solo por el gusto de decirlo- elástica- suena a estiramiento de la lengua y me da algo qué hacer, eso de buscar ser la antagonista de cada historia se hace repetitivo y la verdad no soy buena ni para eso. Planear venganzas, traiciones y echar a perder vidas requieren energía que no tengo.

Llego la hora de caminar a ciegas para adivinar cuántos pasos se dan antes de romperse la cresta. Si a alguien puedo lastimar es a mí misma, aunque sea físicamente para empezar.

lunes, 14 de septiembre de 2009

A dormir.

Con la última prenda limpia que quedaba, la del resorte roto que se camuflajea por tener un holán. Haría a un lado la caja con la pizza a medio terminar si no tuviera tanto sueño. Demasiado para apretar el botón que apague la televisión. El murmullo que me acompañará mientras duermo y el coraje porque mis sueños no tienen subtítulos. Entenderé apenas un poquito más de la mitad.

sábado, 12 de septiembre de 2009

Quiero tener 6 años menos. Regresar a los casi 23. Aunque todavía no decido, qué es lo que no volvería a hacer.

Empezaría a tomar café sin leche. Terminaría mi carrera y estudiaría otra. Cambiaría el rojo por el púrpura. No regresaría a casa. No me cortaría el cabello. Aprendería de una buena vez inglés. Ahorraría dinero y tomaría un avión que vuele más de 5 horas. Dormiría menos. Aceptaría más invitaciones a fiestas. Diría menos no y más sí.

Puedo empezar hoy. Dentro de 10 años voy a querer tener 28 otra vez.

Espero que no.

lunes, 7 de septiembre de 2009

Material girl.

Anoche estuve cerca de la lluvia a cántaros pero no tanto, un chipi chipi y la luz que se va porque un jr. camioneto tira un poste con todo y generador. Incomunicación total, sin teléfono porque no tenemos alámbrico, sin internet porque el módem necesita electricidad y sin interés en el celular que se queda descargado y sin saldo. Es como si no tuviera. A pesar de lo que digan aún quiero el iphone pero es dinero que no tengo y si tuviera no podría soltar. Wishlist de cumpleaños (guiño, guiño). Deshecharé el hecho de que sólo tengo dos personas a quienes les sigo mandando mensajes y menos que me quieran localizar.

Pero para el o más bien los objetos de mis deseos más fuertes, necesito frío + dinero (sí, otra vez material girl)


Todo lo anterior lo he dicho/escrito/pensado antes pero estoy en modo shuffle & repeat. Tratando de solucionarlo.

P.d. Acabo de descubrir a Bear Grylls y su programa de "A prueba de todo" en Discovery Channel y todavía no decido si me siento feliz o infeliz por no salir de casa. Ver cómo consigue tomar agua nadar y encontrar la salida en un lago helado y sobre todo su versión de "viscosos pero sabrosos" (click) me hace concidir con Dorothy y decir No hay lugar como el hogar.




jueves, 27 de agosto de 2009

Play & Pause

Romper la pausa supondría sacar la cabeza. Una voz le dice que no, que espere, pronto le saldrán branquias o un arcángel vendrá a hacerle un milagro. Ella piensa que mientras el milagro no sea del espíritu santo mancha reputaciones todo está bien, así que cierra los ojos y aguanta un poquito más, estar debajo del agua podría súper hidratar su piel.

Pasaron como dos minutos y la fe se esfumó, la verdad es que no la tiene tan fuerte pero la idea del arcángel salvador era tan atractiva. Su favorito es Miguel porque usa una espada y eso es tan atrevido (gr). Podría enamorarse de alguien que se pareciera a él, aunque eso de no rebelarse como que no va, pero cuidado con los que sí luchan, pierden su belleza y todos le huyen como la peste. Sh, sh, que se entera Luzbel.

Además el agua se estaba enfriando y ella prefiere los baños calientes, y uno de sus pasatiempos favoritos es respirar.

sábado, 8 de agosto de 2009

Viene el último cuatrimestre.

Insisto en que el ambiente está diferente, la incidencia del sol, eso seguro, lo percibo, pero huele diferente y todo lo siento más callado. Es más, creo que se siente como si fuera los noventas, muy al principio. Camino por la casa y me siento idéntica a cuando tenía 11 ó 12. Les pregunto a mis papás si sienten lo mismo, a mis hermanas les repito la cuestión. Todos dicen que las cosas siguen igual y yo me frustro. Insensibles, les digo.

Hasta me ha dado por ir a la tienda más lejana para caminar un poco más y oh! el cielo se caerá: barrí el garage, todo para ver la luz que camina por el piso. ¿Qué es lo que sucede? ¿Por qué este término de verano es tan retro? ¿Por qué todo parece ir en cámara lenta y con baja definición?

Creo que...

Something Wicked This Way Comes

The Whitest boy alive 〜 Don't give up



miércoles, 5 de agosto de 2009

A mitad de semana.

Cuando atardece intento asomar la nariz.

El resto de mi cuerpo también es movilizado aunque se resiste.

La falta de gente con quién compartir cambia los recuerdos. Mis memorias más que de anécdotas se llenas de lugares, de olores, de cómo la luz pegaba al escuchar música mientras esperaba el camión, cuando intentaba dibujar enfrente de un restirador, cuando me comía un frasco entero de nutella, cuando caminaba con una laptop enorme a un café donde robarme señal. No se qué tan triste sea eso. Tal vez ahí es donde radica la felicidad que me gusta negar.

Hoy vi un poquito de la luz moribunda, poquito porque olvidé los zapatos, el piso del balcón estaba frío y el resfriado bajó con la gran siesta pero el dolor de garganta por toser no se quita, y es que me gusta tanto hablar. Todos dicen que es mejor quedarse callado hasta tener algo inteligente qué decir, si la regla fuese respetada el mundo sería tan callado y tan triste, al menos para mí, me gustan los sinsentidos y no lo digo por sentirme especial, hace mucho que me clasifiqué en el grupito al que pertenezco, no hay mucho que adivinar.

Anoche me dormí viendo Scrubs, como lo hacía casi 6 años atrás, oh tiempos de universidad y de juventud. J.D. me ha hecho reír por mucho tiempo y no conozco (personalmente) a nadie que vea esa serie. Es que son cositas pequeñas que se quedan dentro de uno, ¿será cierto que se debe compartir?, ay pero si no es fácil coincidir.

La noche todavía no termina de instalarse. Es verano y abajo en la cocina se escuchan voces. También se oyen truenos a lo lejos y creo que lloverá.

Es hora de cenar.

sábado, 1 de agosto de 2009

De decepciones.



Cuando escuchaba Suedehead de The Smiths me acordaba de varias cosas vividas y con el estribillo de "It was a good lay" no podía dejar de pensar en la versión gringa de las sabritas:



Mi inglés aún anda tratando de aprender a caminar, y fue hace poco que me abrieron los ojos al decirme que la traducción indicaba que Morrissey finalizaba con "fue un buen acostón" la canción y su historia.


Después de eso algo dentro de mi corazoncito se rompió.

Crack.


sábado, 18 de julio de 2009

jueves, 16 de julio de 2009

De Harry Potter y memorias.

Fotografía de: Gunnisal


A mediados del año 2001 uno de mis hermanos me comentó que había una saga de libros con mucho éxito en Inglaterra y E.U., -Se llama Harry Potter, Stephen King ha comentado sobre ellos-, dijo.

No recuerdo si la plática salió a la luz porque vimos un par de libros abandonados en el mostrador de revistas que ponen al lado de la caja registradora de un Vips o si vi el libro después y recordé lo que me contó mi hermano, el chiste es que meses después comencé a escuchar que estaba por estrenarse la primera película de la historia, titulada Harry Potter and the Sorcerer's Stone (Philosopher's Stone en la versión británica original de la publicación).

En aquellos tiempos mi vida académica no era la mejor, las calificaciones iban bien y mi récord no reprobatorio seguía intacto pero fue cuando me dí cuenta que Arquitectura no era mi vocación. Había un pequeño problema... cursaba ya 6º semestre, para el colmo me enfrentaba al primer profesor que nos declaraba abiertamente que la mayoría no serviríamos para hacer arquitectura digna de mencionarse (con los años entendí que él no era quién para decidirlo, aunque la vocación nunca terminó de cuajar pero esa es otra historia).

Así decidí comprar el libro para leerlo antes de la película y buscar una distracción a la percepción fatalista de mi futuro (¿ah verdad? no es cosa nueva). Una noche fue testigo de mi enamoramiento, el pequeño mago de la historia trágica había conseguido una nueva fan.

A mis casi 21 años me costaba aceptar que siendo una adulta me gustara tanto una historia para niños, que además era criticada ferozmente por los críticos más respetados de la literatura (como Harold Bloom) , 7 años después la vergüenza se ha disipado, pero cómo negar a la historia que me ha acompañado por tantos años, a todos lados y con relación a cualquier situación vivida.

A la primera película convencí a uno de mis mejores amigos (hola Chendo) y a un par de compañeros más a verla, aún recuerdo la burla por pronunciar (muy mal) el apellido de Harry con acento británico (que además en español se presta a una mala interpretación), la primera función estaba agotada así que tuvimos que verla después de medianoche, asunto que fue de lo mejor porque había menos niños (qué Grinch), también pensé al llegar a la plaza de Angelópolis (Puebla) que el estacionamiento se encontraba lleno por el acontecimiento, minutos después los grandes anuncios de una venta noctura de Liverpool aplacaron a la fan from hell dentro de mí.

Hoy al primer minuto después de la media noche fui a ver el estreno nacional de Harry Potter and the Half-Blood Prince, el episodio que a mi modo resulta el más dramático, cuando Harry tiene que afrontar la realidad de combatir su propio destino sin el pilar más fuerte de su vida, en donde pierde todo lo que parecía compensarle las carencias de su niñez, queda sí, con aquellos amigos que le han demostrado desde un principio quererlo por quién es y no lo que representa, son fuertes, son valientes, pero al final son 3 chicos de 17 años que tienen que crecer más rápido de lo que se esperaría.

Sin duda alguna aquellos que disfrutamos los libros siempre nos quedamos con ganas de más, echamos de menos las pequeñas historias que ayudan a sostener la trama principal, Los merodeadores, Bill y Charlie son personajes entrañables que aquellos, quienes se quedan con la historia de las pantallas nunca podrán apreciar.

De cualquier forma, la emoción de estar ahí con gente igual que uno, que decide dejar a un lado el prejuicio de la edad, a la que no le importa perder horas de sueño, a la que vibra, sufre y se ríe con la evolución de los personajes niños a los hormonalesa adolescentes, a la comunión de aquellos que dudan sobre la inocencia o la culpabilidad de un personaje con aquellos que ya la saben pero guardan el secreto; a esa emoción yo no puedo menos que acogerla aquí, a un ladito de mi corazón.

Sí, soy cursi y qué, nos quedan dos años y dos películas más. Sé con absoluta seguridad que estas también formarán parte de mi historia personal.

sábado, 11 de julio de 2009

Del triste a las trenzas.



De video en video fui a dar a éste, la verdad esa canción es la onda, por algo es de las más solicitadas en el karaoke.

El traje tipo principito y unos Angélica María y Marco Antonio Muñíz jovencísimos me recordaron que de niña no había Cartoon Network, Disney ni Jetix así que los fines de semana me tocaba ver la programación que nos ofrecía Televisa (porque ni Azteca existía), creo que era los domingos cuando nos "deleitaban" con películas de Pedro Infante (que cante, que cante), Tin tán, Cantinflas y de las más er... ¿contemporáneas? teníamos las de Enrique Guzmán, Angélica María y demás.

De todas estas recuerdo a María Isabel de Silvia Pinal, versión que después fue llevada a las telenovelas con Victoria Ruffo y Adela Noriega, pero esas no cuentan, la que yo veía era cuando la india de trenzas negras y sonrisa colgate se ve menospreciada por su familia al adoptar como suya la hija de su mejor amiga que muere dejándole el "fruto de su amor prohibido" a su cuidado, ella para poder sobrevivir con el paquetito enjaretado se va a la ciudad a trabajar de sirvienta en la casa de un hombre rico y viudo del que por supuesto se enamora.

En la segunda parte titulada El amor de María Isabel la historia prosigue cuando ella y el viudo rico son abandonados por sus hijas malagradecidas y ellos sin nada más qué hacer que enamorarse deciden casarse, ella tiene que refinarse porque aparece la tercera en discordia, una pianista súper culta, guapa y exitosa, al final la protagonista se queda con el galán que de todos modos la engañó pero regresa arrepentido.

Siempre me disgustó que se perdonara la infidelidad así como así pero lo que quería contar no era eso (entonces para qué tanto choro) si no de lo que yo a mis 8 ó 10 años creía sinónimo de elegancia, los vestidos de lentejuelas, el maquillaje sobrecargado, la pestaña postiza y la incipiente liberación femenina que en los 60's y 70's era manifestada en el hecho de que las "mujeres de mundo" tomaban coctéles y fumaban a la par, además de saber de arte y trabajar y/o estudiar pero eso sí sólo profesiones que no requierieran poder si no demostrar que eran bonitas e inteligentes pero no mandonas.

Creo que el concepto de feminismo no ha cambiado demasiado y muchas veces las mujeres tienen que adoptar un rol preestablecido, pero ese es otro tema. El punto era el look:




Para terminar proclamo el abandono a la idea de mujer ideal representada por dicha película y me quedo con la canción de El triste porque ah qué buena es.




martes, 30 de junio de 2009

VL '09

El fin de semana estuvo lleno de sol escondido entre las nubes pero lo suficientemente fuerte para chapear y pintar brazos disparejos, suerte que llevé manga larga y aunque mi atuendo no encajaba en ningún grupo al menos me salvé de pintarle más rayitas al tigre.

Amor adiós,
no se puede continuar
ya la magia terminó…

Cantaban Los Bunkers y ahí mi amiga no se quejó como con San Pascualito Rey, ay pero a mí sí me gusta, pero Frid si está bien feo (wtf?, yo digo la canción), su aburrimiento fue salvado por el tacubo Rubén.

Ella calificaba a todos los vocalistas y se los imaginaba en su vida matrimonial, me daba risa y un poco de susto, ¿a qué edad llegamos?, quienes nos rodeaban lo decían todo, apenas rozando los veintes.

Sh, que llueve sobre la ciudad es mi himno semanal.

Leonardo sin camisa y el viejerío gritando, pero ¿ppppor qué?, con razón las chavitas estaban ávidas de mostrar sus encantos al levantarse la playera (uy, uy) supongo que se compadecían de la poca presencia femenina en los escenarios. A mí me tocó ver solo a Ximena Sarñana, corrí y corrí tras su escenario (pero señorita, córrale que es para el otro lado) y ahí voy, en mi camino me topé con un pedacito de Paté de Fuá, allá el alma solitaria que se avergonzaba un poquito por la ñoñez, pero pues qué soy fan y ahora más porque la muchachilla me cayó rebien.

Fotografía de : Fernando Messino

Me perdí a la mitad de Kinky y creo que dos de Zoé, Olallo Rubio tiene razón al burlarse de la pachequez de León, notable a leguas.

Jaguares siempre tendrá algo de Caifanes y aunque buscamos huir de ese escenario siempre volvimos porque contra la célula que explota nada se puede hacer. Tanta fue la emoción que hasta León reapareció solamente para abrazar a Saúl.

Mi día terminó solitario, mi compañía se negó a ver a Andrés Calamaro y se fue tras La Lupita, ahí se ven, entonces me ví rodeada de gente abrazada y compartiendo, me sentí frijolito en frascote de mayonesa. Los alcancé con el Instituto Mexicano del Sonido que a mí me sirvió para comer una hamburguesa caríiisima y para de plano tirarme en el suelo a tratar de descansar.

El domingo de nuevo, la amiga de mi edad y yo nos seguimos sintiendo abuelitas, pero la lluvia fría nos hizo despertar, un impermeable rosita que sirvió la primera vez pero ahí estuvo esperando a desaparecerse justo antes de... sí, volver a llover, gracias casualidad.

Empezamos con Los Daniels que las veinteañeras adoraban y yo bleh, el Daniel que me interesaba era el de la Gusana Ciega, pero faltaban unas dos horas más, lo poco que alcancé a distinguir de Vetusta Morla no estaba tan mal, si lo recuerdo buscaré algo más.

Mi amiga y yo esperábamos emocionadas cuando el resto de nuestra compañía espetaba un: "pero si ya está ruco" nosotros sólo levantamos el puño y un "¿Qué les pasa... imberbes?" al final no lo fue tanto porque su petición de bras fue respondida, y durante media hora pensé: sunday i'm in love.



Fotografía de: Nicole A. Klinckwort


División minúscula fue olímpicamente ignorado y aprovechamos para satisfacer necesidades básicas (todas aptas para menores). Molotov recordó fiestas preparatorianas y los brinquillos aminoraron el frío, eso y que el espacio individual era todo menos respetado. Los fabulosos, amados por todos pero para mí son unos sangrones, aunque bueh, la ondita sí la tienen.

Nortec era el momento para irse, pero entre evitar las aglomeraciones y recobrar miembros del equipo perdido hubo tiempo para bailar y bailar, ay no sabía que eso me gustara tanto. Si algunos me leen me tacharán de mentirosa, pero no lo soy, hay formas de sacar lo que se siente y esa fue una de ellas, unos minutos de liberación.

Después, volver a la rutina.

Y cerrar el telón.

Aunque la promesa de Placebo para el 30 de septiembre es una luz.


viernes, 26 de junio de 2009

It might get loud



Documental dirigido por Davis Guggenheim en donde aborda la historia de la guitarra eléctrica a través de los ojos, manos y vivencias de The Edge, Jimmy Paige y Jack White.

Lo bueno: Promete.
Lo malo: Dudo que llegue al cine del pueblo.
Lo rescatable: Gracias a la humanidad por los dvd (o torrents...sh)


lunes, 22 de junio de 2009

Alice & Tim

La semana inicia con ciertas cuentas monetarias que siguen pintando una que otra cana , como consuelo de muchos ( y de tontos para qué le hago al cuento) la mayoría de los mexicanos esta igual que yo, en lo mejor de los casos, porque al menos no tengo nadie que dependa de mí y soy de esos a los que sus padres los apoyan (me sentí como en las películas gringas cuando el perdedor mayor vive en el sótano de su mamá, sniff).

En contraparte las nubes han estado bastante gordas y ayudan a aminorar el calor, el sábado mi querida progenitora y yo decidimos desafiarlas al salir a buscar el ingrediente principal del menú festivo para el día del padre: maíz pozolero, pero no pudimos contra la tormenta y terminamos hechas sopa. El fin estuvo de z. Para el otro existe la posibilidad de un conciertillo pero digamos que es una de las cuestiones por las que las cuentas no acaban de cerrar.

Regresando al inicio de semana, acabo de encontrar algunas imágenes que muestran lo que depara Tim Burton para el 2010 con su versión de Alice in Wonderland. Habrá que ver en qué resulta.
Jhonny Depp es El Sombrerero loco y AnneHathaway La Reina Blanca


Mia Wasikowska como Alicia y Helena Bonham Carter La Reina de corazones.

lunes, 15 de junio de 2009

Más sueños.

En al menos tres de los últimos diez sueños una iglesia ha aparecido.

En el más antiguo yo juntaba unas ocho estampitas de santos tutti fruti mientras la viejita de al lado me veía con ojos de envidia hasta que no pudo más y me reclamó, alegando que yo no podía tener tanta variedad intercesora cuando ni siquiera creía en dios. Recuerdo que se ponía como loca y estaba a punto de agredirme físicamente, lo que yo veía ridículo por lo chaparrita y enclenque que se veía, cuando el sacerdote se acercaba a nosotros para saber por qué armábamos tal alboroto. Al explicarle mis razones de que el ser o no creyente no excluía la opción de que pudiese cambiar de opinión pero con actitudes egoístas como esas no lograrían ninguna clase de conversión, el sacerdote al que yo lo ví muy contemporáneo y buena onda, por supuesto que me dio la razón. Gané.

El último de los sueños en mi intento de buscar una extensión para mi usb (¿uh?) fui a dar a una casa que era una hacienda rehabilitada, así que la estructura original se mezclaba con detalles contemporáneos como detalles industriales y toques de mobiliario minimalista. Estando ahí me topaba con mi mamá y el arquitecto que resultaba ser un padrino mío, al chulearle la obra nos llevaba a lo que era la capilla anterior y nos regalaba una sirena de madera tallada que al moverle la cabeza movía la cola, figura que mi madre se agandalló y era de este estilo:



Perdí.

El segundo ya lo conté. Esa vez creo que fue empate.

domingo, 14 de junio de 2009

Por eso ya no busco trabajo.

Click en la imagen para ver en grande

Encontrado aquí

Everyday is not like sunday.

Los días de ayeres se aparecen y aplastan, pero hoy no, hoy los ojos ven el presente, con las mejillas acaloradas pero el corazón fresco. La casa no está tan llena como suele estar y da oportunidad de extrañar. Ah, los niños son tan adorables... cuando están lejos. Just kiddin'. Ay pero qué mal gusto escribir en otro idioma cuando ni siquiera dominas el 5% del español. Oye tengo que presumir que ya avancé en mis conocimientos neurolingüísticos. What?, creo que estás un poco confundida. Uy, y me acordé de otro chiste pero ese SÍ que es de mal gusto. ¿No empezaste dizque poéticamente?. Según, pero ya me aburrí. Au revoir! . ¡Te digo!

viernes, 12 de junio de 2009

¿Será el subconsciente?

Freud sacaría mis trapitos al sol si su teoría acerca de los sueños es real.

Es cierto que después de ver The Reader me quedé pensando en la extraña relación de Hanna Schmitz y Michael Berg, claro que no me fui a la psicología de los personajes, los efectos causados unos al otro ni a analizar la personalidad del lado contrario del holocausto; es con no poca vergüenza que mi pensamiento se fue a preguntarme qué habrá pensado/sentido, Kate Winslet al tener que sacar adelante las escenas más provocativas de la película con un actor tan joven como David Kross.

Creí que tales pensamientos me habían abandonado en el trayecto del taxi hacia mi casa después de la salida del cine, pero no, volvieron en forma onírica hace dos noches, juntándose con mi sueño recurrente de querer tomar un avión a Monterrey, cosa que pocas veces logro (¿qué significa oh Freud, oh Mizada!? No sin una vuelta de tuerca.

Resulta que en el sueño tenía que hacer una larga fila para obtener una reservación, ahí me encontraba con mi maletita y mi urgencia de trasladarme en ese mismo instante a la sultana del norte (ajúa) cuando empiezan a anunciar que los boletos están agotados y que "gracias por participar pero regresen mañana", a mí me daba el patatús porque estaban por atenderme, así que al tratar de reclamarle al muchachito detrás del mostrador me doy cuenta de que eso precisamente es: un muchachito que acaba de dejar los pantalones cortos (ternurita) y con muy buen ver.

Algo que jamás me ocurriría a mí sería fijarme en alguien tan joven (de verdad, de verdad, no sé si es por ética o que los adolescentes que conozco nomás no), pero en mi sueño yo ya no soy yo, sino (¿cómo me doy cuenta? no sé explicarlo, esas cosas raras que suceden al dormir) una veintiochañera como soy pero en versión "no inventen qué guapa soy y como no aprovecharlo" así con mi pérdida instantánea como de 10 kgs., mis ojos vueltos azules y mi cabello largo, largo me dedico a echarle ojitos al imberbe mencionado, cosa que funciona y a pesar del peligro por conservar su empleo, éste consigue reservarme un lugar.

Lo que sí resultó muy fresón y totalmente incoherente con mi sueño es que después nos vamos a tomar un café, sin escaparme de una miradilla media rara de la gente porque a pesar de todo la diferencia de edad se notaba. Después el sueño se diluyó y mezcló con otras cosas como una miscelánea gigante, el regreso a la normalidad de mi persona y creo que una iglesia, después de todo mi subconsciente necesitaba irse a confesar, tan culpado que se sentía él.

Fotografía de Antonio Benavides.

miércoles, 10 de junio de 2009

Porque nunca fui fan de Metallica

Y ahora me siento totalmente fuera de lugar, en el facebook, en el twitter, en el blog, todos se voltean a ver y se reconocen, que si Seek and destroy que si One que si no se cuál. Yo con la vergüenza de reconocer nada más la de Nothing else matters.

Allá en el tiempo de la prehistoria (dícese época preparatoriana) me dediqué una tarde entera a buscar como loca el único cassette que mi hermano tenía de Metallica porque al amor de mi vida (o eso creía) le emocionaba hasta las lágrimas el metal (what?).

En aquellos tiempos solamente tenía acceso a los éxitos juveniles (¿?) de televisa (no se me culpe, no existía internet para todos, no tenía tv por cable y la única estación de radio era La Sabrosita), así que me quedé con lo más digerible, escuchando una y otra vez esta rolita la cual creo los verdaderos fans detestan (¿o no?) y sintiéndome cada vez más cerca del tipo al que le gustaba contarme como se le declararía a la chica con la que finalmente se casó.

El chiste es que mi adolescencia fue realmente tardía o lo que tuvo que pasarme en 6º de primaria me sucedió a los 16, junto con 2 amigas que rancherilmente le intentamos hablar por teléfono al que le gustaba a Mary (una de las 3) pero oh decepción, en vez de contestarnos él , fue su hermano el que levantó el auricular y pa' no desperdiciar la llamada pues le seguimos la onda.

Sí, el típico caso de las mocosas que le llaman a uno de los populares cambiándose el nombre para hacerse notar. Total que fue una de las etapas más divertidas de mi vida, aunque Ali y yo nos enamoramos del mismo que solo veía guapa a la que no se interesaba para nada en él (típico), porque qué le vería a la niña gordita y con chinos o a la otra gordita, demasiado alta y con cero actitud (esa soy yo). Aún así se portó amable y aunque dejaba muy en claro sus intenciones al contarnos sobre sus verdaderos ligues no se molestaba en platicar con nosotras y varias veces hasta el mismo nos hablaba (wow, la emoción).

Los últimos días de la escuela llevé hojas de colores engargoladas pidiendo a mis amigos que me escribieran y pegaran calcomanías, fotos, recortes o lo que se les antojara (el más original me dejó 2 monedas de a peso y un bubaloo), mi biggest crush optó por dejarme pegados unos recortes de Metallica con dedicatoria y besos de todos los integrantes (otro what?), lo que de repente me hizo dudar por un nanosegundo si no era un poco femenina su actitud (aits) pero bah! lo importante era que tendría su recuerdo forever and ever, total, no se me hizo y sólo me quedé con ese cuadernito que acabo de buscar y buscar y nomás no lo busco (al estilo yucateco) y aunque estoy segura que debe andar por ahí ya me cansé y al fin que ni tengo scanner.

También tenía una fotografía de él con su hermano porque con mi mejor amigo organizamos un negocio que era vender la foto del chico de tus sueños a solo $5.00, esa foto no la pedí yo, no recuerdo quién fue, otra admiradora pero blah, olvidé quién, aprovechando saqué otra copia para mí (aún usábamos cámaras de rollo), esa foto sí se perdió hace mucho, no hay cómo hacerle para conseguir, porque creo que ahora trabaja en un Soriana y tiene 2 hijos y ya no lo quiero ver porque qué flojera perder la imagen del que me hizo fan villamelón de una banda que estos días está en boca de todos.

¡Ah los recuerdos!.

Y sí, no podía dejar de...




P.d. ¿Es demasiado vergonzoso declarar que a los 16 mi inglés era peor que los chavitos de los anuncios del partido verde y creía que Nothing else matters era algo así como Nada como la madre? True story... por suerte después mis padres se apiadaron y sí me pagaron las clases de inglés.

lunes, 8 de junio de 2009

My own personal Luvina



Es la Luvina que se lleva en el interior, que no se desepega, que acompaña en los viajes y en los intentos. Uno piensa que se deja a Luvina, que uno es un hombre de esos que se marchan y dejan a las mujeres y a los ancianos, pero al verse en el espejo se encuentra con un abandonado, que lo mira a los ojos y se reconoce con una satisfacción tristísima.

Este lugar no es frío, ni con viento, al contrario, como otros cuentos de Rulfo el sol abrasa hasta las fosas nasales. No quedan más que sueños de grandeza que a ojos terceros provocan risa. Uno puede ser cínico y mofarse de aquellos pero al final no se escapa a ser parte del cuadro.

Como digo, no es nada más es esta ciudad, a la ciudad uno se la lleva, como yo en el corazón. No en un tono poético, es que me mato por averiguar cómo arrancarla.

Me siento, bebo una cerveza imaginaria,

y me recuesto y duermo.


viernes, 29 de mayo de 2009

No awesome.

Comí panditas de goma, no hoy, ni siquiera recuerdo si esta semana o la anterior.

Tengo planos que no termino de dibujar, es casi la costa chico, ¿la flojera? un poco sí.

Hablar de otros no me da la gana, a veces sí, soy humano y la crítica destructiva está tatuada en mi forma de ser, ay pero se olvidaron darme tantita sensibilidad para caer bien, y yo que quiero tener un millón de amigos, en serio, hasta tengo la canción en mi playlist, ¿o no?.

La semana ha sido de caminatas con música y pa' no fallar recuerdos, ¡oh la prepa grandiosa época en que había como 5 que me gustaban!... ¡ya! hola madurez, adiós sinsentido... no pero es que...

Hace unos 6 años vendí mi hombro y no me acuerdo si alguien lo quiso o si lo rematé y al final me lo devolvieron por defectuoso, pero hoy estuve a punto de vender mi (aw) corazón (insertar violines cursilentos) aunque de él sólo queda una pasita pachiche. N'ombre estoy para mandarme al sótano a pan y agua por la ridiculez, pero como ni tengo (sótano, ridículez sí) mejor veo How I met your mother, que voy en los últimos capítulos de la 4ª temporada

y ojalá existiera eso que le dice a Stella a Ted para consolarlo después de botarlo en su intento de boda:

"She's on her way... and she's getting here as fast as she can."

Por que a mí sí me gusta esa frase no importa cuánto la critiquen en los foros, ¿qué amargosa anda la gente, no?

Auch me mordí.

miércoles, 20 de mayo de 2009

Ni modo qué hacer.

A mi pueblo se le quita lo feo cuando llueve, más bien cuando está nublado, el calor se hace el loco y el vientecillo se deja conocer. Estos días he tratado de salirme de mis 3 canciones favoritas por semana, esas que se repiten y repiten y repiten y... la idea se entiende, también he tratado de buscar nuevos horizontes, alejarme de los 90's que descubrí 10 años después, no lo he logrado, busco alguna banda nueva que me impacte y no puedo obtener suficientes canciones para formarme una idea o la falta de cursilería en las letras me alejan.

He estado en paz, algo triste como es normal pero sin llegar al azote total, aunque me ha dado por recordar Puebla como la ciudad favorita en la que he vivido, creo que podría vivir ahí totalmente, pero no he buscado oportunidades y por ahora eso de la mudanza está en stand by. El Df siempre está presente pero como buena chica de pueblo pienso que es más bien curiosidad por el ajetreo, curiosidad que después de un par de años se vería satisfecha como sucedió con el caribe mexicano (aunque tengo unas ganas tremendas de regresar para tomar el sol y nadar).

He notado la proliferación de blogs de moda mexicanos, algunos tienen buenas aportaciones y hacen su luchita ante los (sin querer sonar malinchista pero lo haré) europeos en especial los franceses que a mi parecer son de lo mejor. El punto es que veo que se hace una comunidad de chavillas que se llenan de halagos entre ellas y se regalan premios al blog y se enojan cuando alguien las critica, toda una nueva generación blogger. Poco queda de aquellos que comenzaron hace unos 8 años y que casi, casi se conocían entre todos.

También, gracias a lo anterior me desanimo un poco al darme cuenta que hace mucho que no soy la persona favorita de nadie (sniff), aunque a modo espejo hace mucho que yo misma no tengo una persona favorita, ni virtual, ni de trabajo, ni amigueril, etc...¡ah, la adolescencia tardía!

Espero que no se vaya la luz. Está a punto de llover.


jueves, 14 de mayo de 2009

Something changed

Una amiga de años añadió como favoritos a su cuenta de youtube el video de Something Changed de Pulp. Es la canción más inspiradora que pueda existir para mí esta semana. A la vez es una oda al azar, al y si...

Un evento tan importante en la vida como es encontrar al indicado-indicada depende de que dos personas y las situaciones se den el permiso de encontrarse. A la vez el realismo de saber que si el encuentro no se hubiese dado quizá otra persona ocuparía el lugar.

Azar-Amor-Sin aferrarse.

Al final no pensar más. Se dió y se disfruta.

¡Ah! el optimismo llega a mí con irregularidad como sucede en las canciones de Jarvis.

Nada es imposible.


nada personal

No seas cobarde, le dijo copiando el tono exacto de la telenovela favorita, no daba para más, el cansancio por esperar los cambios la había vuelto así. No tuvo respuesta.

La puerta se cerró y supo que los mejores años de su vida se habían ido al caño. Un gracias lleno de ácido salió para morir junto a su fe.

martes, 12 de mayo de 2009

Contigo

Diario de un peatón comentó en el post anterior sobre una canción de Joaquín Sabina, no la había escuchado y al escuchar la versión a dueto con Fito Paez caí a sus pies.



lunes, 11 de mayo de 2009

11 de mayo

Qué flaca la gente de la tele y el cine, o qué gorda la gente real, o falta equilibrio. ¿A qué viene esto? A los makis llenos de queso y al helado de chocolate y vainilla de ayer. Felicidades mamá, este año no hubo regalo, bubu, ni llorar es bueno.

Cumplí un año en mi tierra. Hace un año regresé a mi casa después de vagar por el Caribe. Qué rápido pasa el tiempo y bla.

El cine ya está abierto y el aire acondicionado gratis también. La semana empieza con los típicos problemas en el trabajo, el trabajo es bastante relajado pero la gente se pelea entre sí, nos quieren de mediadores y nosotros en la mayoría de los casos solo podemos observar.

Llevo más de un año diciendo que me compraré un par de gafas como aquellas que no sé en dónde dejé, siempre grandes aunque mi exjefe no entendiera la moda, ja, aún recuerdo cuando se burló de ellas, aunque en buen plan.. eso creo. Que sí, que sí.

Perdí una bufanda que me compré en enero, creo que fue en Cuernavaca, desde marzo cuando iba a los cursos de shalalá, hasta ahora es que la eché de menos y me pregunto si se quedó en el autobús, ay que al menos alguien la use, era tan linda, la extraño.

De verdad, al crecer hay que crear hábitos nuevos. Ya no me burlo de los que buscan pareja, estoy solita y no hay nadie acá a mi lado. Qué personal, eso no es. He decidido quedarme acá un rato por estas tierras, aún no existen las condiciones apropiadas para emigrar.

La temporada de lluvias inicia.

Quiero conocer París.




miércoles, 29 de abril de 2009

La llama que llama

Estos tiempos no son lo mejores, y no me refiero al país, los temas de preocupación actual todos los sabemos, pero la falta de 5 estrellas calificando la alegría es más bien personal, que si el trabajo, que si dejar el pueblo, que sí ajá pero y luego cómo, que si quesolitoandauno, que si no podré ir al cine porque hay que evitar las conglomeraciones y blah.

No es para tanto pero las mareas bajas o la posición de sol y la luna, o que soy capricornio (horóscopos... bah) me impiden ser optimista o convertir esto en una enumeración de perfecciones (el día que lo haga nadie me reconocerá), pero al estilo de Morrissey creo en que hay una luz que nunca se apagará, no importa qué tan superficial sea esa luz, en este caso proveniente de la llama que llama, que llegó a mi vida para hacerme reír.

-¿Y qué es la llama que llaaaama?

- Son unos comerciales argentinos realizados para la empresa telefónica Telecom en 1998, donde los protagonistas son una familia de llamas que se la pasan diciendo bromas súper simples (mis favoritas) aprovechando juegos de palabras relacionados con la palabra llama (el animal y el acto de llamar ... por larga distancia por supuesto) y las personalidades de cada miembro de la familia.

Al parecer son 18 comerciales en total. Mis favoritos son "el hipopótamo que hipotálamo", "la herencia", "encierren a Willy", "que me pincha el cardo" y "fiesta maya"

Acá dejo un ejemplo:




En Youtube pueden encontrarse los videos restantes y tienen su propio grupo en facebook.


¡Esas llamas son lo más!

viernes, 24 de abril de 2009

¿Ya es 30 de abril?

If I've learned anything about life, it's this: Always play the hand you're dealt.

My name is Gambit and I play for keeps.





¡Ah machín!


Feliz cumpleaños papá


Mi papá solía llevarme a la escuela todas las mañanas, íbamos caminando y tardábamos unos 10 minutos en llegar. Él siempre ha caminado rápido y yo con las piernas mucho más cortas que ahora tenía que llevar un trote ligero, cosa buena para mi salud porque siempre he sido (y seré) una holgazanilla deportiva.

En un día como hoy pero hace 20 años le pregunté qué se sentía cumplir 44 años, él me contestó: "ah pues muy bonito". Estoy segura de que la respuesta será la misma si le repito la pregunta.

Digamos que el optimismo no es algo que heredé (risita nerviosa).

¡Felicidades pá!



P.D. Reciclando fotos por falta de cámara, empezaré el friduchitón.

lunes, 20 de abril de 2009

Sugar girl

Dándole play

Sugar girl - The Cure






Parece la primera lluvia del año pero en rima quizá sea sólo un engaño.

Oh I wish I could find it funny
You laughing like that

Acá la lluvia viene por las noches, el día y el calor la asusta, no hay tal cosa como la lluvia y el frío, pero la lluvia donde quiera maravilla es. Contar repetición de palabras. Al fin que en la lluvia no puedes salir de casa. No a pie y sin paraguas, no sin botas e impermeable. Ok, sí se puede salir y en realidad el día está más seco que la machaca.

But instead I change into a rage
And run around
Without a face...

¿Quién dice que no hay pendientes? Tengo que recordar cómo debe ser un pasillo, a dónde van las tuberías y la pendiente, la mejor forma de acomodar un baño y que salga barato. Esas cosas que siempre odié me dieron igual.

Si existieran el oficio elegiría ayudante de alquimista, para rotular cientos de frasquitos con polvos y líquidos burbujeantes, además que se me ha pegado la gana tener un balanza, si es dorada mejor.

So i wish i could find it funny
When you never come back


Prometí comer sanamente por una semana, a la una de la tarde mis intentos se fueron al caño, y creo que la pendiente era de al menos 2% porque de ahí me seguí de la coca al gansito y del gansito a la coca. Aunque a los 28 no causa la misma gracia que a los 8, así como que en las caries adultas duele más el ego que sentarse en el sillón del dentista. A mi favor diré que nunca abandono el agua simple y las frutas y verduras aunque hoy se fueron de pinta de mi menú no están desterradas por la eternidad (vuelvan).

But i don't suppose i'll ever know
The how to keep you
Goodbye Sugar Girl


La misma perorata de siempre para acomodar entre líneas la canción favorita del finde, perorata y finde son las palabras de hoy. Me gusta escoger lo favorito, y contestar preguntas personales y trivias. Me gusta decir que me gusta. Me gusta ser inicio eterno de presentación de personaje Jean-Pierre Jeunetero... no quiero engañar, he visto dos de sus películas nomás.

Goodbye Sugar Girl

Good Bye.





jueves, 16 de abril de 2009

Swacket

¿Es un suéter, es un poncho, es una chaqueta?

Nah, es... the swacket.

Ok, sin drama, mi corazoncito desde que se enteró de esta prenda sólo intenta olvidar que no tiene 445 dólares ni clima para usarlo, ¿los kilitos? quizá esos lo oculte... ¿ o no?, sí sí, me diré que sí.



De venta en: Harputs OWN

miércoles, 15 de abril de 2009

De planes.

Se pasaron los días donde me despertaba con al menos dos planes, casi siempre triste (no es novedad) pero planeadora, ahora amanezco casi siempre triste (no es novedad) y sin ganas de decidir un rumbo.

Leí en una revista que las metas a corto plazo le dan sentido al día a día, también venía la receta para un volteado de piña y páginas después posiciones de yoga en donde el volteado era uno y no la fruta.

Hace un calor tremendo, ver la tv desparramado en el sillón o dormir resulta en espaldas o panzas mojadas... iuc dirían las buenas costumbres.

Se me acaba de ocurrir una meta a corto plazo: comprarme un litro de helado y comérmelo yo sola. Adiós calor, hola calorías.

Ningún plan es perfecto.

sábado, 4 de abril de 2009

No llega la medianoche.

Entre tinieblas y música que en un par de horas se convertirá en zumbidos, en otras dos un juego en el celular y la búsqueda del momento exacto para escapar. No es tan difícil cuando lo has hecho tantas veces, no es el escape de un bar o del trabajo, es el escape a una vida que no te define.

Tomé un bolígrafo y un papel cuando creí saber que decir, ni siquiera sé el destinatario. En estas horas creo una fantasía con alguien a quien casi ni conocí, qué mejor, sin posibilidad de existencia no duele. Jugar con bolas de algodón mientras no se les prende fuego es lo de hoy. Qué tonta comparación,

Para mañana muchísima agua, previniendo deshidratación, para la falta de motivación no hay nada. Música quizá.

viernes, 3 de abril de 2009

Here I dreamt I was an architect

The Decemberist.
...

And I am nothing of a builder
But here I dreamt I was an architect
And I built this balustrade
To keep you home, to keep you safe
From the outside world

But the angles and the corners
Even though my work is unparalleled
They never seemed to meet
This structure fell about our feet
And we were free to go.





miércoles, 1 de abril de 2009

De sueños no (re)queridos

Anoche como ha sido costumbre las últimas semanas me costó poder dormir, fue a eso de las 3:30 am cuando cerré los ojos decidida a no abrirlos hasta al menos cinco horas después, pero no contaba con que la parálisis del sueño me atacaría de nuevo.

Resulta que me desperté sin poder moverme, como ya ha pasado antes, pero aparte se mezcló mi pesadilla/alucinación (pero tranquis es normal... ajá a ver páselo ud.) en la que un muchacho muerto me hablaba.

Cuando iba en la prepa y era más joven y más inocente me enteré de que le gustaba a alguien, ese gusto no fue tan grande porque en realidad nunca me habló, sólo me lo presentaron y la amiga que lo hizo me contó la razón, a él pudo habérsele olvidado el asunto pero yo lo recuerdo por que no era común para mí (snif) total que los años pasaron y el muchacho murió en un accidente automovilístico días antes de su boda, sí, la tragedia humana sucede.

El asunto es que anoche al despertar de lo que yo creía un sueño profundo ví que estaba hincado al lado de mi cama diciendo mi nombre con una vocecilla tenebrosa, visión que afortunadamente sólo duró unos segundos y otros más para poder entrar en vigilia completa.

Lo que más me inquieta es que muy agnóstica yo, muy creyente en la ciencia yo, muy "ay pero eso pasa por mis patrones de sueño tan desordenados" yo; pero bien que bajé a todos los santitos conocidos y por haber.

Podría decir que el miedo no anda en burro pero creo que ya no espacio suficiente para otro clissé (ah... sí hubo).